Buenos Aires, 16 de marzo.- El emperador se mostró "profundamente preocupado" y aseguró que esta crisis "era imprevisible" y "no tiene precedentes a esta escala".

"Espero sinceramente que la gente supere estos tiempos horribles ayudándose mutuamente", dijo el emperador, de 77 años, en su primer discurso después de la catástrofe natural, consignó la agencia alemana DPA.

En un mensaje de video, citado por la agencia de noticias Kyodo, Akihito expresó sus condolencias a las víctimas del terremoto y el tsunami y dijo que está rezando por la seguridad de la gente.

Según los datos oficiales preliminares, el desastre causó la muerte de más de 3.000 personas mientras que varios miles más están desaparecidas.

El mensaje del emperador fue difundido por las principales cadenas de televisión japonesas, que interrumpieron para ello su programación, consignó la agencia Europa Press.

Estas fueron las primeras declaraciones del emperador desde el terremoto y el posterior tsunami, ya que es muy poco frecuente que el monarca, de 77 años, se pronuncie públicamente.