"Si el petróleo se va a 200 dólares, impactará en la gasolina. Pero Dios quiera que no sea así, porque entonces el verdadero conflicto será otro". Con esta lapidaria frase, el presidente de la petrolera Repsol-YPF, Antonio Brufau, ayer puso su cuota de incertidumbre sobre la situación que vive el mundo árabe, mientras crece el clima de descontento con los regímenes que gobiernan esas naciones.

La alta tensión desatada por la crisis en Libia, donde exigen el fin del régimen de su líder Muamar Kadafi, disparó ayer el precio del barril de petróleo brent, el de referencia en Europa, hasta máximos de 120 dólares, frente a los 102 a los que terminó la semana pasada.

Lo que pasa es que Libia es el tercer productor de petróleo en África y cuenta con la reserva más grande del norte del continente. A su vez, la nación liderada por Kadafi ocupa el octavo lugar por el volumen de extracción de petróleo entre los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El valor estratégico de Libia como productor tiene un impacto significativo, aunque el gran temor es que la inestabilidad y las revueltas se extiendan a otras naciones. En la rueda de prensa que ofreció ayer para presentar los resultados de la compañía Repsol-YPF, Brufau estimó que el crudo debería volver a una horquilla de entre 80 y 90 dólares barril si la tensión en Libia remite y el conflicto se resuelve en breve. En cambio, el oro negro podría dispararse si estas mismas revueltas se producen en algún gran país productor -sobre todo en Arabia Saudí que es el principal productor de la OPEP.

La OPEP ya ha anunciado que tiene capacidad para sacar al mercado 5 millones de barriles, por tanto, los disturbios actuales no tienen por qué impactar en exceso sobre el precio del crudo.

De todos modos, analistas citados por la agencia de noticias EFE alertaban ayer de que una escalada de la crisis de Libia podría incrementar el precio del petróleo hasta más de 200 dólares el barril, un nivel muy superior a los casi 120 que marcó en la jornada.

Los mismos analistas indicaron que los precios del petróleo pueden llegar a máximos en las próximas semanas si la crisis de Oriente Medio golpea también a Argelia, ya que se reduciría la capacidad de los suministros de petróleo y gas hasta niveles de la Guerra del Golfo.

Según la agencia de noticias Reuters, la producción de petróleo de Libia ha caído hasta un 25 por ciento debido a los disturbios. Desde Oddo Securities, sus analistas prefieren no hablar aún de "shock petrolero". Sin embargo sí dicen que este escenario podría producirse a partir de los 140 dólares por barril. Y también advierte la firma de valores que las tensiones se están trasladando al precio de otras materias primas, como el algodón.

Por su parte, Renta 4 recuerda que la subida del crudo "aumenta los temores a presiones inflacionarias y por tanto a posibles endurecimientos monetarios" y advierte que el euro sigue muy fuerte, por encima de los 1,37 frente al dólar.