Buenos Aires, 14 de marzo.- Entretanto, una nueva explosión sacudió a un complejo de energía nuclear en los alrededores de su sobrecalentado reactor número 2, pero no había información inmediata de daños al propio reactor, dijo la agencia de seguridad nuclear del país.

Las autoridades en el complejo de Fukushima Daiichi, dañado por el fuerte terremoto y posterior tsunami ocurridos el viernes, están tratando de evitar la fusión del núcleo en los tres reactores nucleares de la planta, mediante el llenado de las cámaras con agua de mar para enfriarlos.

La agencia nuclear japonesa dijo que no estaba segura si la explosión había dañado las barras de combustible del reactor. Expertos dicen que si las barras se derriten podría ocurrir una fuga masiva de radiación.

La agencia de noticias Jiji citó a las autoridades diciendo que los niveles de radiación en todo el complejo inmediatamente después de la explosión, la tercera en el sitio, fueron aumentando pero siguen siendo relativamente bajos. Sin embargo, añadió que a algunos trabajadores se les pidió evacuar la planta.

La agencia de noticias Jiji dijo que la nueva explosión causó daños en el techo sobre el sobrecalentado reactor número 2 y que hay humo saliendo del complejo.

En dos ocasiones anteriores ha habido explosiones de hidrógeno que desprendieron algunos techos de la planta, pero no han dañado las barras del reactor, según autoridades. No hubo información inmediata sobre cualquier daño de esta tercera explosión. Jiji informó que salía vapor del techo del reactor número 3 de la planta y que se hallaron daños en el techo del reactor 4.

Las autoridades japonesas dicen que los niveles tendrían que llegar a 1 millón o más antes de causar enfermedades a gran escala por la radiación.