Michael Dunn, de 57 años, del poblado inglés de Redcar, construyó una celda detrás de su refrigerador, donde solía confinar a sus víctimas. La Justicia probó que el pedófilo, un "paranóico y controlador", abusó de cuatro niñas a lo largo de varias décadas.

 

 

Las imágenes muestran la cavidad construida detrás de una pared falsa en la cocina. De hecho, el violador logró sortear 9 allanamientos antes de que las autoridades dieran con esa pequeña habitación oculta, donde escondía a sus víctimas.

 

Allí las escondía, abusaba de ellas y bebía alcohol. Incluso, emborrachaba a sus víctimas.

 

 

Ayer, luego de un largo juicio, Dunn fue condenado por 10 violaciones, tres secuestros y un abuso sexual agravado.

 

El detective Dave Pettrick, que descubrió y arrestó al pedófilo, declaró que las investigaciones duraron años: "Quiero rendir homenaje a las víctimas por su valentía y por apoyar nuestra investigación, lo que nos permitió llevar a Dumm ante la Justicia".

 

 

El policía explicó que las cuatro víctimas están "profundamente afectadas por la terrible experiencia que vivieron", y agregó que espera que el veredicto "traiga consuelo y les permita seguir adelante con sus vidas".

 

Fuente: Infobae