Fueron tres días los que el padre de Karina Cequeda estuvo internado, en la Clínica Reina Catalina de Colombia, cuando le comunicaron a ella y demás familiares que el hombre había muerto. Con un terrible pesar, la familia debía retirar el cadáver de la morgue.

Sin embargo, Karina al ser enfermera tomó todos los recaudos para poder ver el cadáver antes de retirarlo del lugar. Pero no la dejaron realizar aquella acción por lo que procedieron a mostrarle una foto de su padre, e inmediatamente la mujer se dio cuenta que no se trataba de su papá Manuel.

Por su puesto que la mujer indicó que había una equivocación pero desde las autoridades de morgue la obligaron a retirar el cuerpo y procedió a hacerlo. Cuando estaban realizando los trámites en el cementerio para darle sepultura al hombre, Karina seguía con la duda de que si se trataba de su padre.

Ante la inquietud, la mujer volvió a someterse a todas las medidas de seguridad para poder ver el cuerpo y pudo hacerlo. En ese momento lo comprobó: no se trataba de su padre. “No es mi papá, es un señor de edad, de aproximadamente 85 años, con lunares en la cabeza. Mi papá tenía dientes, el paciente no tenía ni chapas, tenía los dientes como comidos” , indicó para el medio El Caracol.

Y agregó: “Llego nuevamente aquí a la clínica y le echan la culpa a los de la funeraria. Qué pena, las funerarias no conocen a los pacientes”. Luego se supo que el cuerpo que le entregaron a la familia equivocada se trataba de un hombre del cual sus allegados creían que seguía con vida.

Finalmente, la enfermera encontró el correcto cuerpo de su padre que estaba identificado con otro nombre en la morgue. No es la primera denuncia sobre esto que se realiza en aquel país desde el comienzo de la pandemia, por lo que los familiares piden respeto y responsabilidad al respecto.