El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer establecer una zona de exclusión aérea sobre Libia, para neutralizar la aviación de Muamar Kadafi y proteger a los rebeldes alzados en armas en su contra. La resolución fue aprobada por 10 votos a favor -Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Bosnia, Gabón, Nigeria, Sudáfrica, Portugal, Colombia y Líbano- y 5 abstenciones -Rusia, China, Alemania, India y Brasil. Era necesario el voto positivo de 9 de los 15 miembros y que ninguno de los cinco miembros permanentes (China, Francia, Estados Unidos, Rusia y Reino Unido) lo vetaran.

El texto, presentado por Francia, Reino Unido, Estados Unidos y el Líbano, éste en nombre de la Liga Árabe, autoriza a los estados miembros, tras notificarlo al secretario general de la ONU o al secretario general de la Liga Árabe, a tomar "todas las medidas necesarias" para proteger a los civiles y zonas pobladas por civiles en Libia "incluyendo Bengazi" (feudo de los insurgentes) que estén "bajo amenaza de ataque".

La medida establece una zona de exclusión aérea que afectará a "todos los vuelos" en el espacio aéreo libio con el objetivo de "proteger a los civiles". El texto apunta que los vuelos que no se verán afectados serán los de ayuda humanitaria, los que utilicen los Estados miembros u organizaciones regionales para proteger a los civiles o los que se utilicen para hacer cumplir la propia zona de exclusión aérea.

Asimismo, especifica que las medidas que tomen los estados miembros "excluyen cualquier forma de fuerzas de ocupación en cualquier parte" del territorio libio.