Doble filo. La entrada del limón argentino a EEUU no sólo es competencia para los productores estadounidenses sino que también bajaría los precios de este cítrico en el país, algo que también habría afectado negativamente.


Sólo tres días después de haber asumido la Presidencia de EEUU, Donald Trump le dio el primer golpe al comercio bilateral con Argentina. El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA), por sus siglas en inglés, anunció la suspensión durante 60 días de la norma del 23 de diciembre pasado que reabría la importación de limones frescos de Argentina al país del norte.


Esta medida era inesperada por el Gobierno argentino y los productores de limones de Tucumán que habían celebrado mucho en acuerdo entre los presidentes, Barack Obama y Mauricio Macri, que ponía fin a 15 años de prohibición de las importaciones a EEUU de limón argentino. Desde 2001 estaba frenada la exportación de limones argentinos a EEUU atendiendo un reclamo de productores de limones locales que se oponían al ingreso con la excusa de que los cítricos argentinos podrían traer plagas y otras enfermedades. 


El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, confió ayer que pasado este período de dos meses dispuesto por la nueva administración republicana en Washington ‘seguramente los limones argentinos van a tener ingreso‘ al mercado estadounidense, tal como fue autorizado a mediados de diciembre pasado por la gestión Obama. 
‘Como Gobierno vamos a trabajar desde Cancillería, el Servicio Sanitario y el embajador en Washington. Vamos a seguir los canales diplomáticos normales y tenemos la confianza de que vamos a llegar a buen puerto‘, declaró Buryaile en declaraciones por Radio Mitre. 


Según indicó José Luis Fernández, ministro de Desarrollo Productivo de Tucumán, ‘la suspensión del limón es una medida transitoria normal‘ y consideró que frente a un cambio de signo político en la administración estadounidense, ‘es común supervisar acuerdos que estén pendientes‘. 


Por su parte, el secretario de Relaciones Internacionales de la provincia, Jorge Neme, que participó en varias de las negociaciones en EEUU, explicó que el programa que tiene el sector privado es abastecer los puertos y las principales ciudades de la costa este. ‘No está en discusión, al menos por tres años el acceso a la costa oeste‘, explicó Neme, quien precisó que la exportación prevista en la primera etapa es de ‘un prudente volumen de 20.000 toneladas anuales, cifra que no afecta ningún sector privado norteamericano porque es el 3% del total anual que consume el mercado de ese país‘.


La Casa Blanca solicitó el pasado viernes 20, día en que juró Trump como nuevo presidente, que suspendiera por 60 días la decisión de permitir el ingreso de limones desde el noroeste de Argentina. La medida -que contaría con un fuerte apoyo de los productores de cítricos de los estados de California y Florida- causó ‘sorpresa‘ entre los productores del limón en Tucumán, según admitió Roberto Sánchez Loria, titular de la Asociación Tucumana de Cítricos. Más allá de esto, Buryaile calificó como ‘normal‘ que un gobierno como el del republicano Donald Trump que recién asume quiera ‘supervisar los acuerdos que estén pendientes‘, aunque subrayó que la Argentina ‘cumplió con todos los pasos que determina la legislación de los EEUU‘. 


Hasta el 2001, las ventas de limones argentinos a EEUU alcanzaba los 100 millones de dólares anuales, pero un reclamo judicial impulsado por los productores de cítricos de California trabó su ingreso aduciendo problemas sanitarios.

El cepo al limón argentino ayuda a productores de California y Florida. 


El presidente de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), Enrique Mantilla, consideró ayer que la probabilidad de que en abril 2017 se autoricen las exportaciones de limones de Argentina a los EEUU ‘es mayor al 80 por ciento‘. Además, Mantilla indicó que los limones argentinos se exportarían en contra-estación, por lo que no compiten con los de los productores de Estados Unidos. 

 

Caída bursátil

Los papeles de la empresa frutícola argentina San Miguel se hundieron un 6,68% ayer en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, luego de conocerse que el Gobierno de Estados Unidos suspendió un acuerdo que permitía la importación de limones provenientes de Argentina, prohibida desde 2001. 

 

Lo exportado en jugo de limón

La Argentina exportó jugo de limón a EEUU por 57 millones de dólares, lo que implica un 12,6 por ciento del total de los 455 millones que el país vendió al exterior (por jugo y limones) en los primeros once meses de 2016, y en 2017 se esperaban 20 millones adicionales por los envíos de esa fruta, indicó un informe de Abeceb. 


La consultora destacó que ‘Argentina es el principal productor y exportador de limones a nivel mundial, pero tenía vedado el ingreso de la fruta a Estados Unidos‘ desde 2001 hasta diciembre pasado. Los otros principales destinos de estos cítricos son los Países Bajos con 91 millones de dólares y una participación del 20 por ciento, España con 65 millones y el 14,4 por ciento; Italia con 43 millones y el 9,4 por ciento; Rusia con 38 millones y el 8,3 por ciento, y un total de 160 millones, que equivale a 35,4 por ciento del total y que se distribuye en otros países. Abeceb remarcó que ‘la exportación de la industria limonera viene creciendo desde 2009 cuando sumó 258 millones de dólares, en 2015 alcanzó los 381 millones y en los primeros once meses de 2016 ya había sumado 455 millones‘.