El asesinato de una mujer que fue tiroteada por su ex pareja en un centro comercial de Bogotá volvió a poner bajo la lupa la desprotección de las víctimas de la violencia de género, que en lo que va del año ha causado al menos 24 muertes en Colombia.

 

"Violencia contra las mujeres es pandemia nacional que sigue creciendo sin que autoridades prevengan ni sancionen. Nadie protege a las mujeres", se quejó en Twitter la senadora Claudia López.

 

El desenlace fatal del lunes por la noche, que comenzó como una alarma por toma de rehenes en un concurrido centro comercial de la capital colombiana, desnudó un nuevo caso de violencia intrafamiliar en el que, según parientes de la fallecida, no hubo una reacción a tiempo.

 

 

Claudia Johana Rodríguez, de 40 años, fue atacada a tiros por su ex pareja, quien irrumpió en la óptica donde ella trabajaba y tras dispararle en al menos dos ocasiones permaneció sobre su cuerpo inmóvil mientras la Policía intentaba entrar al lugar.

 

Después de un par de horas de intentos infructuosos de negociación y del desalojo de decenas de personas que permanecían en el centro comercial, francotiradores dispararon contra el atacante, identificado como Julio Alberto Reyes, quien falleció posteriormente en una clínica.

 

La demora de la Policía ha sido criticada en redes sociales porque a sabiendas de que la mujer, herida de bala necesitaba atención médica, se pasaron varias horas antes de que decidieran actuar contra el asesino.

 

"Es un hecho lamentable. La Policía actuó para poder controlar la situación. A lo último esta persona trató de repeler a las autoridades y atacó a nuestro policías. Por eso tuvieron que actuar", aseveró el comandante de la Policía de Bogotá, general Hoover Penilla.

 

El estupor en la opinión pública creció cuando se conoció que el atacante fue condenado en 2006 a 22 años de prisión por el homicidio de su esposa y cuñado, pero recuperó su libertad meses después por decisión de un juzgado que argumentó que el reo padecía "problemas mentales".

 

Además, Penilla precisó que Reyes "fue denunciado en marzo de 2017 por el delito de violencia intrafamiliar y también registraba una condena por constreñimiento ilegal, tortura y lesiones personales".

 

Familiares de Rodríguez, a quien le sobrevive una hija de 14 años de su primer matrimonio y un niño fruto de la relación con Reyes, confirmaron que había denunciado las amenazas de parte de su ex pareja y recibió una medida cautelar para mantenerlo alejado.

 

 

"Ella fue a todo lo que hablan, a todo lo que dicen que la mujer golpeada, maltratada (debe ir); ella fue y lo que le dijeron allá fue 'no, tranquila señora, hay casos más golpeados que el suyo'", relató Fernando, cuñado de la fallecida, a Caracol Noticias.

 

Según el familiar, Reyes le propinó hace un mes una "golpiza terrible" a la mujer, lo que la obligó a volver a Bogotá desde Medellín y a denunciarlo ante la Policía, que pese a una medida de protección emitida por la Fiscalía no logró evitar que su ex pareja la persiguiera.