Los Green Bay Packers, con Aaron Rodgers como principal figura, vencieron por 31 a 25 a los Pittsburg Steelers y se convirtieron en campeones del XLV Super Bowl, la final de fútbol americano que se disputó en el Dallas Cowboys Stadium, en Arlington, Texas.