"La verdad que no me fue tan bien en el primer día de entrenamiento. Cuando estaba corriendo, me tropecé y se me rompieron los botines". Con la frescura y picardía de sus 18 años, el sanjuanino Jorge Ferrero habla del "Día D". Seguramente de la mañana más importante en su vida y no sólo dentro del deporte que adora, el fútbol. Es que ayer este habitual enganche (también suele jugar de delantero) cumplió el sueño de entrenarse en nada menos que uno de los dos clubes más importantes del país, River Plate. Al costado del Monumental tuvo su estreno y ese será su hábitat durante el 2011 integrando el plantel de la Cuarta División que conduce Jorge Gordillo. Se trata del único jugador sanjuanino en la actualidad del Millonario y quien buscará convertirse en el segundo de nuestra provincia en llegar a Primera.

"Me sentí tranquilo y por suerte me quité toda la ansiedad de los días previos. Me presentó Gordillo ante el resto de los chicos (en total son 17 ya que varios se encuentran practicando con los plantes de Reserva y Primera) y eso me quitó los nervios", aseguró vía telefónica Ferrero, quien hizo todas las divisiones inferiores desde los ocho años en San Martín. El momento clave para dar este gran salto fue el 13 de noviembre del año pasado cuando jugando en Buenos Aires para la Quinta de AFA del Verdinegro tuvo una buena labor pese al 1-5 final. Jorge anotó el único gol de la visita y entonces se le acercó gente de River para pedirle el teléfono de su padre. Con el visto bueno de papá Roberto y mamá Claudia, se pactó una prueba del 29 de noviembre al 2 de diciembre en Buenos Aires. "El primer día hicimos algo de fútbol, el segundo fue más físico y al tercero se armó un partido. Jugué muy bien y ganamos 1-0 con gol mío. Cuando salí, me dijeron que quedé en River. Que no hacía falta seguirme probando y que volviera para la pretemporada", recordó Jorge, quien en sus inicios también jugo al fútbol en la Escuelita de Hugo "Catita" Moreno.

Las negociaciones por su pase, que no incluyeron una suma de dinero, fueron de San Martín a River directamente. Se hicieron acuerdos entre los clubes en relación al futuro desempeño del chico (partidos jugados, posibles ventas, etc.) y entonces su arribo a Nuñez quedó allanado. Como marca el estatuto de AFA por ahora no tiene contrato profesional, sino que lo tendría recién a los 21 años.

"Soy un apasionado del fútbol y estar en River me parece un sueño, aunque sé que hice mucho por estar acá y por eso quiero dar todo para sacarle provecho a esta oportunidad", destacó.

Ferrero, quien curso sus estudios en el Colegio Modelo y tiene pensado estudiar en la Universidad de Buenos Aires la carrera de Ingeniería Civil, entrenará con la Cuarta hasta el próximo domingo. Luego, partirá con el plantel a La Pampa para la parte más dura de la pretemporada. Vivirá en la pensión de River, lugar por donde pasaron los Ortega, Aimar, Almeyda, y otros tantos grandes del club. Está muy cerca de Primera, pero también muy lejos. Lo importante es que él lo sabe mejor que nadie ("no me la tengo que creer", subrayó) y para eso ya hizo lo primero que correspondía. Comprarse unos buenos botines para sacarle brillo al balón con su pierna derecha.