En familia. El chimbero Jorge López posa orgulloso junto a su topadora y a toda su familia mientras esperaban que estuviera listo el asado.  <

/figcaption>

 


Jorge López trabaja hace más de 15 años con su topadora para Vialidad Provincial y estuvo a cargo de trazar o "marcar" la huella para el paso del Dakar a través del departamento Albardón. "No es un trabajo muy complicado porque solo se requiere una marca, pero dejo apostada la topadora por si se necesita trazar algo de nuevo o colaborar en algo. Mientas tanto vengo con mi familia y la usamos para cubrirnos del sol y del viento que suele haber por esta zona", explicó Jorge. Las hijas del trabajador vial tendieron toallas y lonas sobre la caja de la máquina para poder dormir mientras su padre se hacía cargo del asado. "Hace seis años que vengo realizando el mismo trabajo. Este año demoré dos días en remarcar la huella desde la Puesta del Diablo hasta Albardón, que serán aproximadamente unos 30 kilómetros", comentó el experimentado topadorista oriundo de Chimbas. 


 

Amigos

 

Hernán Cáceres, Carlos López, Matías Fernández, Oscar Cáceres y Guillermo López (de izq. a derecha) controlaron el asado a la llama desde el interior de la carpa, evitando que el ardiente sol sanjuanino afectara su estadía previa a la competencia.


 

Parrilla

 

Uno de los almuerzos más elegidos por los sanjuaninos que decidieron presenciar el paso del Dakar por San Juan fue el asado. Amigos, familias e incluso desconocidos compartieron brasas, carne y sobre todo los elementos para mover brasas.

 

 

Infaltable 

>

 

Sandwiches de milanesa, de jamón y queso y de diferentes fiambres, también fueron protagonistas durante todo el día para los espectadores que decidieron pasar varias horas esperando el paso de los pilotos. 


 

Aprovechando. Farid Agari es un espectador oriundo de Buenos Aires que yendo en contramano a todos los que buscaban sombra, se sacó la remera y aprovechó el intenso sol sanjuanino durante unos largos minutos para tostarse.

 

 

Postales de un día inolvidable de los dakarianos

 

Sombrillas . Los vendedores de sombrillas recorrieron el paraje desde temprano, aunque las ventas remontaron sobre el mediodía, cuando las nubes se disiparon y el calor comenzaba a sentirse más intensamente.

 

Suspiros . Antes de que comenzaran a llegar los primeros vehículos de la carrera, un grupo de promotoras del Ministerio de Turismo regalaron banderas, calcomanías, panfletos y parasoles a todos los presentes.

 

Redes. Cuando los autos empezaron a pasar por el paraje, todos los presentes sacaron su celular y se acomodaron para tener la mejor postal posible, aunque no pudieron subirlas inmediatamente a las redes sociales porque no había señal en el lugar.

 

Colaboración. Durante el viaje de regreso desde Matagusanos, el móvil de DIARIO DE CUYO paró sobre la ruta y brindó agua fresca a los pilotos de cuatriciclos que realizaban el tramo enlace.

 

Hinchas. Fanáticos del club de fútbol Unión de Villa Krause improvisaron un gazebo con algunos caños y malla media sombra y apalearon el intenso calor del medio día con una extensa gama de vinos sanjuaninos.