A punto de cumplirse seis meses desde su retiro como futbolista profesional, Martín Palermo ya está en la vidriera para dedicarse a su próxima ocupación: director técnico.

Godoy Cruz está en la puerta de quedarse sin entrenador y el nombre del "Titán' ya fue uno de los que entró en danza, según medios porteños, como posible sucesor del uruguayo Jorge Da Silva, quien ayer adelantó que "'es casi un hecho que vamos a dar por finiquitado el contrato''.

El equipo mendocino deberá afrontar para el primer semestre del año que viene el Clausura de AFA y la Copa Libertadores. Sus dirigentes se reunirán hoy con Da Silva y harán un último intento de retenerlo, por lo que sigue siendo prioridad para el club. El ítem "refuerzos' para el doble frente será un aspecto clave en la negociación.

Incluso Palermo no figura como el único "plan B', ya que también aparecieron los nombres de dos amigos de Palermo, como Diego Cagna (si se aleja de Newell's) y Guillermo Barros Schelotto, quien también prepara su debut. Y por si fuera poco también está en carpeta Omar Asad, de gran campaña el año pasado en el Tomba.

Pero si hay un dato que certifica que Palermo tiene el cartel de "disponible' fueron declaraciones de Rolando Schiavi, quien señaló que cuando se retire, se sumará como integrante del cuerpo técnico del goleador histórico en el profesionalismo de Boca. Otro ex Boca, Roberto Abbondanzieri, ya está esperando el llamado de Palermo para empezar a trabajar con un plantel de fútbol.

¿Será en Godoy Cruz su debut? Por lo pronto, Palermo ya decidió sacarse la capa de héroe de su etapa como futbolista profesional, para probarse como le queda el buzo de DT.