Un tremendo golpe de Fernando Torres, que cayó al suelo inconsciente en el minuto 84 de partido, tras un salto con Alex Bergantiños, restó trascendencia y dejó en segundo plano el partido entre el Deportivo y el Atlético de Madrid, que concluyó con empate 1-1.

 

El jugador fue evacuado del estadio de Riazor en una ambulancia, después de unos minutos de tensión y preocupación de todos los futbolistas. Los sanitarios le asistieron en el terreno de juego y el delantero fue trasladado en camilla a la ambulancia que le esperaba en el córner y fue trasladado a un complejo hospitalario coruñés.

 

Poco después, se supo que recuperó la consciencia y que sufre un traumatismo craneoencefálico, a falta de realizarle más pruebas. El partido y el resultado fue lo de menos después de ese angustioso momento.