Foto: Mariano Arias - Enviado especial de DIARIO DE CUYO a China

 

Una vez finalizado el partido entre Argentina e Italia, Lucas Ordoñez hizo una fuerte autocrítica de lo que fue un Mundial en el que las esperanzas eran otras.

 

“Ante Italia era un partido difícil, porque teníamos que salir a jugar con esa amargura que nos quedó de ayer. Veníamos de masticar bronca, de perder la ilusión, pero teníamos que representar a la Argentina”, manifestó el delantero de Barcelona.

 

En el mismo sentido, Ordoñez sostuvo que “se nos complicó ante Italia porque tardamos un tiempo en olvidarnos de la derrota ante Portugal, pero en el segundo tiempo salimos más concentrados y lo dimos vuelta”.

 

A continuación, Ordoñez señaló que “empezamos muy bien el torneo, pero el partido que nos hizo daño fue el de Angola. Cuando lo teníamos controlado, ellos se nos vinieron arriba. Después, Portugal nos ganó muy bien. La cabeza juega un papel muy importante en estos torneos cuando son tan cortos y ayer (ante los lusitanos) fue el detonante”.