Lionel Messi arribó hoy a la ciudad de Barcelona, en España, luego de su participación con el seleccionado argentino de fútbol en Eliminatorias Sudamericanas y la polémica suspensión de cuatro partidos impuesta por FIFA.

 

Messi aterrizó en suelo catalán a las 17, hora argentina, no realizó declaraciones y según el diario Sport se mostró con una mueca de decepción provocada por la sanción disciplinaria que decretó el ente que regula el fútbol mundial por los insultos al juez de línea brasileño Emerson de Carvalho, en el triunfo 1-0 ante Chile en River por la 13ra. fecha de Eliminatorias.

 

"Mis dichos jamás fueron dirigidos al asistente 1, sino que fueron dichos al aire", sostuvo Messi en el descargo que envió AFA, pero no fue tenido en cuenta por FIFA.

 

El goleador histórico del seleccionado argentino, quien no pudo jugar ante Bolivia y vio la derrota de su equipo en los vestuarios, se reintegrará mañana a los entrenamientos de Barcelona con vistas al partido del próximo domingo ante Granada, como visitante, por la 29na. fecha de la liga española.