Buenos Aires, 20 de marzo.- Dicen que su hinchada es "la mitad más uno" de los argentinos, pero además, Boca Juniors puede decir que cuenta con un nombre de peso entre sus fanáticos: nada menos que Juan Domingo Perón .

Ya lo afirmaba Antonio Cafiero: Perón no era de Racing, como se decía comúnmente, sino que tenía el corazón "bostero". La confusión tuvo lugar porque durante la primera presidencia del General se benefició a varios clubes de fútbol, entre ellos la Academia, que hasta pudo construir su cancha en Avellaneda.

Pero es un dato irrefutable que el fundador del Partido Justicialista era hincha de Boca, tal como informó el sitio 442. Al parecer, además de la declaración de Cafiero existe otro testimonio esclarecedor: el del ex ministro de Hacienda peronista Ramón Cereijo.

Cereijo fue parte del gobierno de Perón durante su primera presidencia, y muchos años más tarde confesó en una entrevista con el periódico deportivo "Estadio" que fue él quien influenció al General para que la Academia saliera beneficiada y pudiera construir su estadio cerrado, bautizado apropiadamente "Presidente Juan Domingo Perón".

"El general era simpatizante de Boca y no de Racing, como suponían muchos. Es más, en 1951, cuando se disputó la famosa final entre Banfield y Racing, Perón hinchaba por el primero. Usted sabe, es común que nos identifiquemos con los equipos más chicos", había declarado Cereijo a "Estadio", en una entrevista que data de julio de 1981.

De hecho, el fanatismo de Perón por Boca era tal que el coleccionista xeneize Pablo Batlle facilitó una foto al sitio donde se lo ve festejando el gol de Ricardo Rolando en la victoria del combinado de la rivera sobre River, en un partido disputado en el Monumental en 1953.

Ah, y una anécdota más: en sus años de exilio, Perón no dejó de pensar nunca en el fútbol argentino. Tanto es así que admitió en una entrevista de 1964 que la derrota de Boca frente al Betis le costó caro, y no sólo en lo emocional: "La derrota de Boca no solo la sentí como simpatizante de ese club del cual soy hincha, sino que me costó pagarle una apuesta a mi jardinero que es rabioso simpatizante del Betis", habría reconocido, según el historiador del peronismo Roberto Baschetti.