El Día del Futbolista Argentino se celebra en homenaje a Ernesto Grillo por su gol convertido a los ingleses en 1953. 

El 14 de mayo es una fecha importante en el fútbol argentino: se conmemora el Día del Futbolista Argentino y el Día del Dirigente Deportivo en Argentina. Pero, ¿a qué se debe?

En relación al día del futbolista, se celebra todos los años a partir de que un 14 de mayo de 1953, Ernesto Grillo anotó un golazo ante Inglaterra, jugando para Argentina en un partido amistoso que el combinado nacional terminaría ganando por 3 a 1, en el viejo Monumental.

En aquel encuentro, la albiceleste perdía 1 a 0 y el ex Independiente y Boca lo empató con un gol legendario. Arrancó por izquierda, dejó a tres ingleses en el camino, ingresó al área y llegó hasta la línea de fondo, convirtiendo un gol "casi imposible".

A partir de esa presentación, no sólo se celebra el Día del Futbolistasino que también sirve para recordar al notable mediocampista argentino, quien falleció en 1998.

A su vez, en el marco del Día del Futbolista, esta tarde a las 18, la Legislatura porteña homenajeará a Ricardo Bochini, ídolo máximo del Rojo de Avellaneda y uno de los jugadores más destacados de la historia del fútbol argentino. Además, se presentará el libro autobiográfico del campeón del Mundo en 1986 "Yo, el Bocha", declarado de interés general para la Comunicación Social y Deportiva de la Capital Federal. Estarán Ricardo Bertoni, el escritor Eduardo Sacheri y el periodista Jorge Barraza, autor de "Yo, el Bocha".

El 14 de mayo también fue importante para que se celebre el Día del Dirigente Deportivo en Argentina. Ese día, en 1969, falleció José "Pepe" Amalfitani, uno de los directivos más importantes de Vélez y del fútbol de nuestro país. Tan importante fue para el equipo de Liniers que, desde 1968, el estadio lleva su nombre. 

El dirigente de fútbol tuvo dos ciclos en el club: de 1925 hasta 1933 y de 1940 hasta 1969. Siempre fue recordado por su extenso y honesto trabajo para el beneficio del fútbol argentino. En Vélez, por ejemplo, logró que ascendiera a Primera División luego del descenso del año 40. Además, llegó a hipotecar su propia casa para obtener los fondos necesarios y revertir una de las tantas crisis económicas que vivió la institución.

El legado de Amalfitani fue largo e importante. Dedicó gran parte de su vida a la institución. La abandonó en la fecha de su muerte, es decir, 29 años más tarde a su segunda llegada. La dirigencia del club de Liniers lo homenajeará en el Cementerio de la Chacarita, donde descansan sus restos, con un acto y una ofrenda floral.