¿La magia en el juego? Puede ser. ¿La inteligencia? Tal vez, pero no. Silvio Prieto y Marcelo Gallardo tienen un punto en común, mucho más amargo: en el partido que eligieron para despedirse del club de sus amores, ante sus hinchas, los técnicos prefirieron dejarlos en el banco de suplentes y no hacerlos ingresar ni un minuto. 

En Mayo de 2010, cerca del final de su carrera, el Muñeco había decidido irse de River. Lo anunció con anterioridad y la gente se acercó al Monumental para ovacionarlo y verlo jugar por última vez con la banda roja. Sin embargo, el por entonces entrenador tenía otros planes. River enfrentó a Tigre y perdió 5-1. La gente se cansó de pedir por el ingreso del ídolo, pero Ángel Cappa hizo oídos sordos y Gallardo no jugó. 

Hubo placa y ovación de los hinchas, pero no pudo jugar.

"Gallardo iba a entrar pero se lesionó Ferrero, salió todo mal, hasta eso. Ya lo había mandado a llamar y no pudo ser por lo apuntado", dijo en su momento en técnico. "Le tuve que pedir perdón, no era lo deseado. Gallardo es uno de los grandes jugadores de la historia reciente de River, se merecía otra salida. Con los compañeros habíamos pensado regalarle una fiesta y salió todo lo contrario", agregó Cappa.

Así, el volante partió a Nacional de Uruguay, donde meses después colgó los botines. De más está decir que la relación entre ambos terminó de romperse y que el crack jamás se lo perdonó.

El pasado viernes, Silvio Prieto vivió una situación similar. El delantero había anunciado su retiro y los puyutanos querían verlo lucir la camiseta de Desamparados por última vez, aunque fuera unos minutos. Pero no. 

La despedida de Prieto, fuera de la cancha.

Nazareno Godoy priorizó el resultado del partido y dejó al Mago y a los hinchas con ganas de una despedida como un ídolo de su talla merece.  

Huracán Las Heras ganaba 2-0 en el Serpentario, pero el Víbora reaccionó a tiempo y logró la igualdad, en un partido clave. Sin embargo, los simpatizantes no le perdonaron al DT no poner a Prieto. Se lo hicieron saber en la cancha y luego en las redes.