Habría sido muy injusto que Racing se fuera derrotado, en una noche en la que dominó casi todo su partido ante Godoy Cruz. Sin embargo, perdía hasta siete minutos antes del final. Pero con una ráfaga consiguió los dos goles necesarios para dar vuelta el partido y sentenciar el 2-1 que decretó la fiesta en Avellaneda.

 

Racing se mostró al comienzo a la altura de las expectativas. Presionó bien arriba a Godoy Cruz y bien temprano tuvo sendas chances para abrir el marcador.

 

El equipo de Cocca salió en el segundo tiempo a tratar de volcar en el marcador la superioridad que había tenido en el juego. Pero a los 7 minutos, Godoy Cruz elaboró un contraataque con muy buena coordinación. Abecasis capturó un centro pasado en la derecha del ataque y le puso una pelota medida a Correa, que sacó un cabezazo al ángulo. Un gran manotazo de Orion impidió que se metiera, pero el delantero capturó el rebote y ahí sí clavó el 1-0.

 

La situación hundió a Racing en un lógico nerviosismo. A pesar de eso, a los 39 minutos, el local encontró la igualdad. Fue a través de una pelota parada que Bou mandó de cabeza al medio para que el Pulpo Diego González, con otro cabezazo, venciera a Rey.

 

Parecía que se iba a tener que conformar con el punto Racing, pero cuando iban 46, Bou quedó mano a mano con el arquero y clavó el 2-1 con un tiro violento arriba.

 

Así Racing consiguió la victoria que lo dejó con 27 puntos, en posición expectante, a siete de los punteros.