Tigre y San Lorenzo se adueñaron de todas las miradas del domingo y protagonizaron el partido de la fecha: fue 4-3 para el Matador de Victoria, que lo revirtió en un final lleno de polémica y sumó de a tres en el debut de Facundo Sava como entrenador. 

Una intensidad constante marcó el ritmo de los 90 minutos de juego en el José Dellagiovanna, que tuvo al local como el primero en abrir el marcador: tras un centro atrás desde el sector derecho a los 8 minutos del complemento, Agustín Cardozo abrió su pie derecho y colocó la pelota junto a un palo para hacer inútil la estirada de Sebastián Torrico.

Sin embargo, el Ciclón respondió con una ráfaga de efectividad y lirismo en las definiciones. Nicolás Blandi, a los 13, y Bautista Merlini, a los 15, definieron por sobre la humanidad de Nélson Ibáñez y dieron vuelta la historia. 

A los 29, Alexis Castro volvió a poner en partido al local tras capitalizar una gran habilitación Diego Morales, pero Merlini volvió a aparecer para el Ciclón y, con un cabezazo en soledad a los 36, sostuvo la ventaja para su equipo.

Sobre el final, las polémicas llegaron en conjunto y en favor de Tigre. Primero, Germán Delfino sancionó una dudosa mano dentro del área y le dio la posibilidad a Carlos Luna, quien no falló. Luego, en el primer minuto de descuento, Ramón Miérez ingresó en posición adelantada por el segundo palo y convirtió de cabeza para el triunfo 4-3 y el consecuente delirio del público local.

De esta manera, San Lorenzo no pudo sostenerse como escolta de Boca y quedó a seis unidades de la punta, al tiempo que Tigre cortó con su mala racha de tres derrotas consecutivas y sigue merodeando la mitad de la tabla.