San Lorenzo llegaba a Santiago de Chile sin margen de error. Dos partidos jugados, dos perdidos en la Copa Libertadores (0-4 ante Flamengo en Brasil y 0-1 de local frente a Atlético Paranaense) lo obligaban a buscar los tres puntos para seguir confiando en sortear el grupo 4. Pero no pudo. Fue empate 1-1 ante Universidad Católica y un punto suspensivo más para lo que viene. Porque sigue último en la tabla y se aferra apenas a la matemática para seguir confiando.
 

El arranque fue esperanzador para el equipo de Diego Aguirre. Jugó el primer tiempo con autoridad, se movió al ritmo de Fernando Belluschi y le sacaba jugo a la velocidad de Cerutti en ataque. El buen gol de cabeza de Nicolás Blandi llegó como consecuencia de la superioridad del Ciclón.

 

Es más, San Lorenzo pudo haber aumentado la cuenta en un mano a mano que le taparon a Bautista Merlini en la línea. El local, que tuvo como titulares a los argentinos Diego Buonanotte, Ricardo Noir, Enzo Kalinski y al uruguayo Santiago Silva, estaba incómodo, no encontraba la pelota.

 

Pero el segundo tiempo fue otro partido. La Católica parecía otro equipo. Con más ritmo, con pases de primera, con Buonanotte conectado para manejar el ataque y Noir flotando por la banda izquierda, siempre listo para salir lanzado en velocidad.

El combo se completó de la mejor manera para el local, que encontró el empate rápido: a los 5 minutos del complemento, Buonanotte encaró de derecha al centro y sacó un zurdazo bajo que se clavó contra el palo derecho ante una reacción tardía de Sebastián Torrico.

 

El 1-1 fue un empujón más para los chilenos que tomaron confianza. San Lorenzo, en cambio, sufría el partido: Ortigoza lucía cansado y no agarraba la manija, tampoco aparecía Belluschi y los delanteros quedaban muy lejos del juego.

 

El equipo argentino sabía que estaba obligado por la tabla a ir por el triunfo pero no tenía reacción futbolística. Estuvo mucho más cerca el local del triunfo: Torrico se lo tapó a Buonanotte y enseguida un cabezazo de Alfonso Parot salió pegado al palo.

Con este empate, el Ciclón sigue en el último lugar del grupo 4, con apenas un punto. Flamengo, que venció a Atlético Paranaense, es el líder con 6; la Católica es su escolta, con 5 y Paranaense tiene 4 unidades.