Era una materia pendiente. Si bien hace unos, en Cuba, tuvieron una breve experiencia, uno de ellos era muy chico y no lo pudieron disfrutar de manera especial. Los hermanos Camejo, nacidos en La Habana y trotamundos del vóley, soñaban con coincidir en un mismo equipo. Y fue Obras el que les cumplió el deseo en San Juan. Hoy, Osmel y Osmany Camejo son dos de las figuras del equipo sanjuanino y ahora los hermanos comparten casa, entrenamientos, viajes, partidos y la responsabilidad de conformar parte de la columna vertebral del equipo.


Osmel, de 28 años, es opuesto; y Osmany, de 34, es central. El atacante principal de Obras ya lleva anotados 124 puntos y entre los máximos anotadores de la temporada (copas Master y ACLAV y Liga) es el que mayor promedio de tantos lleva por set (5,25). Osmany, en tanto, marcó 64 y 12 de ellos fueron a través del bloqueo. El voley argentino, evidentemente, les sienta bien.


"Cuando surgió la posibilidad de jugar en Obras, una de las cosas que más nos atraía era poder jugar juntos. Teníamos varias propuestas, pero el desafío de competir en una Liga que no conocíamos y compartir toda una temporada entre hermanos pesó mucho. Sentimos que es una bendición de Dios", contó Osmel.


Los hermanos Camejo son muy unidos, pese a que el vóley los fue alejando por sus compromisos con distintos clubes del mundo. Además de los jugadores de Obras también está Oreol, otra figura del vóley caribeño. Son hijos de Roberto y Honoria; y los dos tienen un trato amable y sencillo, según dijeron producto de la formación familiar. Osmel y Osmany tienen además una profunda devoción cristiana evangélica y en San Juan ya conocieron algunos de los templos de su iglesia. +Desde niños que seguimos a Cristo, creemos en Él y todo se lo debemos+, contaron los hermanos.


Comenzaron a jugar de adolescentes en una escuela de iniciación deportiva de La Habana, siguiendo los pasos de Oreol, y rápidamente sus condiciones los hicieron destacar del resto.


En San Juan, la adaptación ha sido rápida y salvo los largos viajes en colectivo a las distintas sedes de juego, a los que aún no se acostumbran, el resto va viento en popa. Por su parte, aún no han podido incursionar en la cocina para hacer platos típicos de Cuba, pero dijeron que se llevan muy bien con la comida argentina y se sacaron el sombrero por los asados.


En Obras, tanto los hermanos como el otro cubano del equipo, el punta Javier Jiménez, tienen el peso de ser piezas fundamentales en el andamiaje del DT Yeyo Sánchez. "Nosotros nos acoplamos tarde, pero a medida que pasan los partidos nos sentimos mejor. Es un equipo con mucho potencial y a medida que avance la Liga nos vamos a afianzar más. Vamos a dar pelea porque estamos para grandes cosas", expresó Osmel.

 

Vuelven a la acción de la Liga


Luego del parate de la semana pasada, tanto Obras como UPCN volverán a jugar. Será desde este jueves y por el tercer weekend. Los dirigidos por Yeyo Sánchez viajarán primero a Neuquén para enfrentar a Gigantes del Sur, pasado mañana a las 21. Luego se trasladarán hacia la ciudad de Bolívar, para enfrentar a Personal Bolívar, el sábado a las 21,30. Obras ganó sus dos compromisos del primer weekend: fue 3-2 ante Libertad Burgi y 3-2 ante PSM Voley.


UPCN, en tanto, hará el camino inverso. El jueves a las 21 jugará el partido de la fecha ante Bolívar, mientras que el sábado visitará a Gigantes, a las 20. El conjunto hexacampeón superó 3-1 a PSM Voley y luego cayó 3-1 ante Libertad, en el weekend inicial.