Sigue dulce River. Superados totalmente los altibajos de comienzos de año, gana en el torneo local y en la Libertadores casi sin sobresaltos. Esta vez su víctima fue el descendido Arsenal, al que goleó 3-0 con tantos convertidos en el primer tiempo.

Fue la sexta victoria al hilo de los de Gallardo en la Superliga. El DT presentó un equipo con muchos cambios, producto del largo viaje que tuvo a Guayaquil entre semana por la Copa Libertadores, y porque el jueves volverá recibir a los ecuatorianos.

Los visitantes casi se adelantan a los 20 segundos. Ignacio Scocco y Rodrigo Mora ejecutaron una pared, el uruguayo desbordó por la derecha del ataque y en el centro rasante el ex Newell's no llegó a empujar, ante la pasividad de la defensa de los de Sarandí.

El desarrollo fue entretenido, en el que los dos quisieron proponer pero fue el conjunto millonario el que marcó el ritmo del juego. Si bien el trámite era parejo, los visitantes se mostraron mucho más punzantes. A los nueve minutos Camilo Mayada le dio un centro preciso para la aparición de Palacios, que de cabeza la mandó muy cerca del palo. Cinco minutos después fue Rojas el del centro desde el otro lado y el juvenil alcanzó a tocar pero la pelota se fue por arriba del travesaño. Fueron avisos de Palacios, que más adelante iba a abrir el marcador.

Pero primero apareció, cuando no, Franco Armani. Fue a los 19'. El arquero, que pasa un momento muy alto en su rendimiento, le tapó un mano a mano a Alejo Antilef. El de Arsenal definió con la zurda pero Armani alcanzó a manotear con su mano izquierda para mandar la pelota al córner. Otra intervención importantísima del arquero ya que en la siguiente jugada llegó el gol de River.

Mora y Palacios hicieron una pared para que el segundo defina a la salida de Maximiliano Velazco -de pobre respuesta- y ponga el 1 a 0. La diferencia se explicaba por la actuación de los arqueros y la poca resistencia que ofrecía Arsenal en defensa.

A los 30' pudo haber llegado el empate para los locales, pero el palo se lo negó a Gabriel Alanís. El mediocampista encontró mal parada a la defensa de River, corrió con la pelota y definió con la zurda frente a Armani, pero su remate dio en el ángulo y se fue. Fue el último indicio de un partido parejo, ya que minutos después los de Núñez sacaron más ventaja y todo terminó.

En 35' minutos Lollo cabeceó un córner ejecutado por Quintero y la pelota dio en Claudio Corvalán para batir su propio arco. Tres minutos después, una contra insólita terminó en el 3-0. El colombiano corrió de frente al arco con mucho tiempo para pensar, cedió mal para Mora por el centro, pero el uruguayo clarificó todo "pinchando" la pelota ante la salida del arquero para que Quintero la empuje con el arco vacío. Demasiada diferencia y facilidades. Así se fue el primer tiempo.

Como suele pasar en los partidos en los que la diferencia aparece nítida en el primer tiempo, el complemento casi que estuvo de más. Tuvo River sus chances para aumentar, las tuvo también Arsenal para descontar, pero esta vez la efectividad no apareció. El 3-0 del primer tiempo quedó firme y los de Gallardo sumaron tres puntos más para afianzarse en zona de copas y hasta soñar con la Libertadores.