Y una noche, volvió el fútbol de Primera. En un partido a la altura de lo esperado para el hincha abstemio de duelos oficiales, Vélez se impuso por 3-2 sobre Estudiantes, sumó para el promedio y condenó a su víctima a su quinto partido consecutivo sin victorias.

 

A los seis minutos del primer tiempo, Mariano Pavone apareció por la izquierda, hizo pasar de largo al pincha Leandro Desábato y batió a Mariano Andújar. Pero los de Omar De Felippe se olvidaron desde entonces del arco contrario y fueron los de Nelson Vivas los que tomaron protagonismo. Su premio llegó a los 25, cuando Augusto Solari emparejó solo desde la derecha ante la nula marca de Maximiliano Caire.

 

Sin embargo, a los 44, el hoy lateral izquierdo se reivindicó con un gran centro que cabeceó por arriba y cruzado Diego Zabala desde la derecha para mandar al local arriba al vestuario. Pero al minuto del complemento volvió a aparecer el León, cuando el ingresado Javier Toledo cabeceó solo y cruzado tras un centro desde la derecha.

 

Después, el partido se abrió y hubo chances para ambos lados, ya con Juan Manuel Martínez en cancha para el anfitrión. La más clara llegó con polémica: fue un gol de Toledo anulado por una supuesta falta a un Fabián Assmann endeble a la hora de cortar centros. Hasta que, a los 44, llegó la definición con un error del recién ingresado Fabián Gómez, quien le devolvió corta una pelota a Andújar para que Pavone se la cacheteara y la enviara mansa rumbo al arco vacío.

 

Al final, los tres puntos premiaron a un Vélez que no se rindió ante su urgencia y condenaron las dudas de un Estudiantes que se sigue alejando de la cima que supiera ostentar largamente en la primera parte del campeonato.