Todas las tardes, entre las calles Rastreador Calívar entre Avenida Benavidez y Sargento Cabral, el alumbrado público es totalmente nulo y cuando funciona, es escaso.  Esto ayuda al delincuente al arrebato y robo en autos estacionados en Calívar, estando próximos a la Municipalidad de Rivadavia.

 

Enviado por un lector que no se identificó.