PRESO. ‘Pipo’ fue a parar a un calabozo luego de que dos hijas de un sobrino suyo lo señalaran como autor de los abusos sexuales que padecieron.

 

Un exconvicto que cumplió una condena de 3 años de cárcel por abusar de una sobrina suya, que ahora tiene 15 años, volvió a ser detenido por perpetrar maniobras sexuales similares contra dos hermanitas de 10 y 4 años que son hijas de un sobrino suyo. El sospechoso, identificado como ‘Pipo’, de 37 años, fue a parar a un calabozo luego de que familiares de las nenas intentaran ajusticiarlo en su casa del Lote Hogar 27, en Pocito, cuando supieron lo que había hecho, dijeron fuentes policiales.


Todo se descubrió el lunes sobre las 20. Ese día la madre de la menor de las nenas le comentó a su pareja que había notado actitudes extrañas en ella y al interrogarla le reveló que su tío ‘Pipo’ (tiene ingresos a la Policía por robos y hurtos) la había besado en la boca y también en sus genitales.


Al conocer este hecho, la pareja y las nenas se fueron hasta la casa del sospechoso para pedirle explicaciones pero no lo hallaron. Sí estaba su hermano, abuelo paterno de las niñas, que las entrevistó a solas en una habitación y conoció la misma versión por boca de la nena de 4 años. Y también un relato similar de su hermana mayor, indicaron.


Cuando ‘Pipo’ llegó a la casa negó todo y reaccionó de manera agresiva por las acusaciones, pero a cambio recibió una golpiza que obligó a trasladarlo al hospital Rawson.


Tras ser asistido de las lesiones, fue detenido por policías de la subcomisaría del barrio Ansilta, en Rawson. Ahora será el juez de Instrucción Benedicto Correa quien ordene la entrevista de las nenas en Cámara Gesell para confirmar qué maniobra se cometió. Y a partir de allí establecer qué tipo de delito cabe atribuir al sujeto.