Este viernes, el Ministerio de Educación de la provincia resolvió nuevas sanciones para Roberto Suizer, el docente denunciado por abuso sexual sobre una exalumna (ahora tiene 18 años) de la Escuela Boero.

Según informaron las fuentes a DIARIO DE CUYO, las autoridades ministeriales decidieron que el sospechoso no pueda dar clases en la escuela Boero ni tampoco en otro establecimiento que dependa de la cartera de Educación, además de mandarlo a pasar sus días a la residencia de Adultos Mayores Eva Perón, más conocida como el Hogar de Ancianos, hasta que se resuelva su compleja situación.

En la resolución también señalan que "se sugiere que debido a la gravedad de los hechos denunciados y la vulnerabilidad emocional de la alumna, se considera prioritario y urgente, que el docente no se encuentre en contacto con los alumnos, en el desempeño de sus funciones, a fin de resguardar la integridad emocional no solo de la alumna denunciante, sino del resto de los estudiantes. Solicitando también se apliquen las sanciones que correspondan y que se lleven a cabo Ias acciones correspondientes en relación al resguardo y contención de la estudiante en virtud de proteger y garantizar los derechos y la trayectoria escolar de la misma".

Además, en caso de que se declare culpable a Suizer, según el carácter de la gravedad, podría recibir sanciones como suspensión, postergación en el ascenso, traslado a escuela de ubicación menos favorable, disminución de categoría, cesantía y exoneración. Desde el Ministerio de Educación explicaron que son faltas graves "aquellas que inciden en la calidad ética del docente, que atenten contra la integridad física y moral de los maestros y alumnos, el manejo inadecuado de fondos de lo instituciones escolares, el incumplimiento reiterado de las funciones inherentes al cargo, el abandono de tareas especificas, el desacato ante superiores jerárquicos y otras circunstancias".

El caso

La presunta víctima tiene 18 años y a principios de este mes denunció en la Comisaría de la Mujer que Suizer la sometió sexualmente entre los 15 y los 16 años. Y que esos abusos ocurrieron incluso en el edificio escolar al que concurrían.

Las autoridades judiciales encargadas del caso ya motorizaron una serie de medidas de prueba para comprobar o no los dichos de la joven, como una revisión médica y su entrevista con psicólogos que será clave. Mientras no haya condena firme en su contra, el docente es inocente ante la ley.