Ayer, la escuela de Enología no tuvo una jornada calma. Después de que saliera a la luz el caso del docente que supuestamente abusó de algunas alumnas en ese establecimiento, otras estudiantes de la institución contaron que desde hace años se sabe que el profesor es ‘mano larga‘ y dijeron que hasta las abrazaba desde atrás. 


Desde el anonimato hubo algunos chicos que comentaron esta situación con sus profesores y preceptores y que no les prestaron demasiada atención. Incluso, Oscar Oviedo, el director de la escuela admitió que minimizaron el problema. En medio de este escándalo, que ayer llegó a la Justicia, el Ministerio de Educación dijo que el acusado tenía otra causa similar en la Escuela Técnica Obrero Argentino, pero que siguió dando clases a pesar de que intervino la Justicia. 


‘Cuando llegaba nos saludaba y nos agarraba fuerte de la cintura. Nos abrazaba y eso era incómodo para nosotras‘, dijo una de las chicas, mientras que otras dijeron que era común que el profesor las mirara de manera extraña, y hasta se les acercara mucho para explicarles algún concepto. ‘Mi hermano, que es más grande, me contó que a sus compañeras hasta las abraza por atrás‘, dijo una de las chicas que recién este año ingresó a la escuela de Enología y que también es alumna de este profesor. La mayoría de las alumnas consultadas dijo que en la escuela todas conocían a este profesor por su forma de actuar con las mujeres. 

 

Llegaba, nos saludaba y nos agarraba fuerte de la cintura.


‘A nosotras nos molestaba la forma en la que nos abrazaba y cómo se dirigía a todas las chicas. Hubo una vez que quisimos filmarlo, para mostrárselo al preceptor, pero él profesor se dio cuenta y nos quitó el celular. Acá todas las alumnas dicen que él era medio baboso‘, dijo otra de las estudiantes. En este contexto, el director de la escuela dijo que tras conocer el caso denunciado, ellos comenzaron a entrevistar a alumnas de otros cursos y que hubo chicas que le dijeron que es verdad que en otras oportunidades esto pasó. 

Acá todas las alumnas dicen que él era medio baboso


‘Mantuvimos reuniones con chicas de otros cursos. Nos comentaron que les tocaba el cabello, que les decía que estaban lindas y que tenía lindo el pelo. Esas cosas que un profesor no puede hacerlas. La excesiva proximidad es lo que les molesta a las niñas y están en su derecho de reclamar‘, dijo Oviedo y pidió disculpas por no haber detectado estos casos antes. 

 

Para las autoridades no hubo abuso


En medio de este escandaloso caso, el supervisor de Escuelas Agrotécnicas, Damián Priego, habló del tema, y al igual que el director de la escuela, Oscar Oviedo, minimizó la situación.

 

‘No se trata de un abuso, sino de una inconducta hacia las niñas‘, dijo Priego. a la vez que explicó que, a pesar de que no había sido ‘algo tan grave‘, se iba a llegar hasta el final porque los docentes deben marcar una distancia con los alumnos y en este caso eso no sucedió. En sintonía, el mismo director del establecimiento dijo que ‘no hubo abuso‘. 


Mientras que en la escuela de Enología ayer solamente se hablaba de este caso, el supervisor dijo que el Ministerio tomó intervención inmediata para asegurar la seguridad de los chicos y para que las alumnas afectadas no perdieran días de clases. En este contexto dijo que el profesor quedó separado de las obligaciones académicas y que hasta ayer ellos sabían que ‘no hubo una inconducta muy grave, pero parece que hubo un toqueteo‘. En el mismo sentido, el director también afirmó que el caso no era ‘muy grave‘, pero que igual habían escuchado a las alumnas y pedido la intervención. En contraposición la fiscal Ana Lía Larrea señaló que sí se puede hablar de abuso. ‘Sólo un abrazo no nos permite hablar de abuso, pues tiene que haber un tocamiento, que es lo que denuncian los papás. Todavía no escuchamos a las chicas‘, explicó la fiscal interviniente en la causa.


Por otra parte Oviedo dijo que tras escuchar a las alumnas afectadas y entrevistar a otras estudiantes se enteró que este no sería el primer caso en la de Enología, pero que nunca antes él había escuchado sobre este problema. ‘Las alumnas dicen que le dijeron a algún preceptor -de estas situaciones con el profesor-, pero quizás esa persona ya no está en la escuela. Además otros preceptores dicen que no recuerdan que les hayan comentado algo así, mientras que una profesora admitió que a ella le habían contado de este problema, pero que como nunca nadie dijo que le tocaron una parte púdica no dijo nada. Quizás los adultos cometimos el error de minimizarlo‘, agregó.