Escenario. No es la primera vez que arremeten contra la base de la Motorizada Nº2 de Rawson, sólo que en esta ocasión hirieron a una mujer policía.


Un procedimiento de rutina a metros de la Motorizada Nº2 con asiento en el conocido barrio La Estación, Rawson, terminó en una furiosa agresión a pedradas contra los uniformados y el propio destacamento. El ataque contra el puesto policial no sorprendió a los policías, el problema es que en esta ocasión le partieron la cabeza a una agente y la mandaron al hospital.


El mal momento lo vivió la agente Yanina Andujar, una mamá de 37 años, que recibió el impacto del proyectil en la zona del parietal derecho del cráneo y le produjo una herida cortante que la dejó toda ensangrentada, dijeron en la Policía. La mujer tuvo que ser trasladada al Hospital Rawson, donde le hicieron unos puntos de sutura y permaneció internada en observación por algunas horas hasta que le practicaran unos estudios. Anoche, ya estaba guardando reposo en su casa.


El incidente se desató el jueves a las 23.30 a metros de la base de la Motorizada Nº 2, ubicada en la calle Sarmiento del Bº La Estación, cuando unos uniformados pararon a cuatro jóvenes y les pidieron sus identificaciones. Era un operativo de rutina, dijeron. Sin embargo, de la nada aparecieron al menos dos sujetos que desde lejos empezaron a arrojar piedras contra los uniformados.

A los agresores los acusan de lesiones, atentados y resistencia a la autoridad y daños.


El ataque luego fue dirigido contra el puesto policial. Esto ya los tiene acostumbrados, otras veces hasta efectuaron disparos contra el destacamento, explicó un policía. Sólo que en esta ocasión, dio la casualidad que la agente Andujar salió de la base para tratar de ayudar a sus compañeros y recibió una pedrada en la cabeza, que la dejó mareada, dijeron. Otro proyectil rompió una moto policial que estaba estacionada en la puerta.
El alboroto fue grande, a tal punto que pidieron apoyo y a los minutos llegaron varias patrullas para poner orden. Los cuatro jóvenes que estaban siendo identificados fueron demorados, mientras que en medio de las corridas también lograron apresar a dos de los sujetos que atacaron a los uniformados. Uno de los agresores es de apellido Mariño, de 20 años y el otro Vera, de 19, señalaron en la Policía. Ambos fueron trasladados a la Seccional 6ta y quedaron imputados de los delitos de lesiones, atentado y resistencia a la autoridad y daños agravado, según las fuentes.