Katia Troncoso fue la fiscal que llevó adelante a investigación tras la denuncia presentada por el defensor de Federico Fernández Santa Lucía por las torturas sufridas dentro del Penal en 2013.

 

Según explicó, Fernández fue atacado en junio de aquel año con una faca produciéndole una importante herida en el cráneo. “En lugar de ser trasladado de urgencia, como correspondía por la importancia del corte,  fue llevado a  una zona de máxima seguridad y sometido a múltiples torturas”, relató. 

 

“Lo obligaron a un tormento llamado ‘barquito’ en el que fue esposado de manos y pies, boca abajo, sobre agua helada”, agregó.

 

Según  dijo la exfiscal, Fernández recibió atención médica  cinco días después  y sometido a una cirugía de emergencia. “La herida era tan grave que su vida corría serio peligro”, manifestó.

 

Respecto a las detenciones, Troncoso dijo  que pensó que “iba a quedar en nada”  por el tiempo transcurrido.