Olga Pons, de 78 años, no advirtió de chequear con su propia hija. Le creyó a ese hombre que se presentó en su casa como Julio Quiroga, afirmando ser el contador de la familia y que iba de parte de su hija, Sonia Burgos, para retirar los dólares que tenían ahí guardados.

Fuente policiales indicaron que la explicación del sujeto que llegó hasta el domicilio de la mujer, en calle Ramón Molina del Barrio Stotac -Rivadavia-, era que debían ir rápido al banco, a cambiar la moneda extranjera. Y Pons le entregó la suma de 8.000 dólares, que convertidos a pesos en el mercado del dólar blue son 1,2 millones, a un cambio de 150 pesos por dólar.

Las primeras investigaciones comenzaron en la Comisaría 23. La mujer afirmó que el ´contador´llegó en "un auto de tamaño chico", citaron las fuentes.