En la noche del miércoles y por disposición de la Cámara de Apelaciones de Mendoza, fueron detenidos al menos 3 extrabajadores del Penal de Chimbas por un caso sucedido en 2013 en el cual fueron acusados de torturar al detenido Elías Fernández Santa Lucía, quien en ese entonces tenía 29 años.

 

La investigación se inició cuando la exfiscal federal Katia Troncoso denunció a un grupo de agentes del Servicio Penitenciario y a su extitular, Leonardo Barac, por los golpes y torturas que habría recibido Fernández Santa Lucía, acusado por los delitos de trata de personas y abuso de menores. También alertó que por las heridas sufridas hubo demora en el traslado del reo a un centro sanitario para su atención.



El delito de torturas por el que inicialmente la Fiscalía había acusado a Barac y a los penitenciarios y que después confirmó la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza prevé una pena de entre 8 y 25 años de prisión, mientras que las vejaciones o apremios ilegales que había preferido imputar al principio el juez prevén sanciones de 1 a 5 años. Así las cosas, si el exdirector fuera encontrado culpable de los ilícitos que le atribuyen debería cumplir la condena detenido en la cárcel.