Los policías. De izquierda a derecha: Rosana Limolle, Erica Fuentes (desligada), Franco Giménez (desligado), Cristian Ruiz, Miguel Argüello, Luis Salinas y Ana Berenguer. Inicialmente todos habían sido suspendidos.

Dos de los siete policías que inicialmente fueron involucrados en la causa por la presunta detención ilegal de una menor en el Skatepark de Capital fueron desvinculados por el beneficio de la duda, por lo que son cinco los que seguirán siendo investigados. Se trata de tres efectivos de la seccional 5ta: la agente Rosana Limolle (33) y los oficiales ayudantes Ana Berenguer (24) y Cristian Ruiz (31). Y dos numerarios del Comando Radioeléctrico Central: el oficial inspector Miguel Argüello (36) y el sargento Luis Salinas (42).

El fiscal Adrián Riveros y su ayudante Francisco Pizarro les imputaron ayer diferentes delitos, como abusar de sus funciones para detener a una persona y ocultar pruebas. Como esos ilícitos son excarcelables, seguirán el proceso en libertad.

El hecho ocurrió sobre las 14 del pasado 21 de junio, cuando cinco patrullas del Comando y dos de la 5ta llegaron al Skatepark debido a que había varios jóvenes supuestamente infringiendo las medidas sanitarias. La víctima, de 14 años, declaró en Cámara Gesell que ante la llegada de los policías decidió alejarse, pero que regresó porque una amiga estaba siendo rodeada por los uniformados. Afirmó además que en ese momento los efectivos le empezaron a decir que se alejara, que la insultaron y que se le fueron encima. Según la Fiscalía, Limolle la tumbó al piso con una zancadilla y cuando la menor se levantó, Salinas se le tiró encima, le puso una rodilla sobre su espalda y le colocó unas esposas que le arrimó el agente Franco Giménez (29), uno de los desvinculados. Siempre según acusación, una amiga de la adolescente llamó a la madre de ella y cuando la mujer llegó al lugar le dijeron que la iban a trasladar a la comisaría 5ta. En ese lugar la menor fue llevada a los baños de los calabozos por Limolle y otra agente de la 5ta llamada Erica Fuentes (25), la otra desligada de la causa. Allí le pidieron que se levantara la remera y el pantalón para revisar si tenía lesiones. Según fuentes judiciales, eso se deja asentado en un "acta de visus" que posteriormente le hicieron firmar a la víctima, quien luego acusó que lo hizo sin leer. Ese papel, en el que erróneamente se dejaba constancia que la chica no presentaba lesiones, desapareció, indicó Fiscalía. Ante la insistencia de la madre, su hija fue vista por un médico legista y en esa instancia se acreditaron lesiones en las muñecas, manos y boca.

A todos los policías les achacan haber caído en el abuso de sus funciones para privar de su libertad a la víctima (art. 144 bis, inc. 1´), a excepción de Cristian Ruiz, que no estuvo en la plaza y a quien le enrostran el ocultamiento de una prueba (art. 255), puesto que se encontraba a cargo de los sumarios. En el caso de la oficial ayudante Berenguer, le imputaron ambos delitos, teniendo en cuenta que ella era quien estaba a cargo de todo el operativo, dijo el fiscal Riveros.

Berenguer ayer decidió declarar ante la jueza Celia Maldonado, asistida por Gustavo Sánchez. Dijo que por equipo le solicitaron la presencia en el lugar de un oficial, y que cuando llegó vio desde lejos la aprehensión de la adolescente. Además, afirmó que supo que era menor una vez que la subieron al móvil, y que en esa instancia intentó hacer algo para que la menor se fuera con su madre, pero que Argüello (a cargo del Comando) le solicitó que sea llevada a la sede policial. Por otro lado, explicó que la chica estuvo en la comisaría desde las 14.35 hasta las 21 porque quien se demoró fue la médica legista "que estaba en un fallecido".

Argüello (defendido por Leonardo Villalba), Limolle (Mario Salman) y Salinas (defensor oficial Alejandro García) se abstuvieron a declarar. Mientras que el otro que dio su versión fue Cristian Ruiz, también representado por Sánchez. Acusado de ocultar o sustraer el "acta de visus", explicó que ese instrumento "no se adjunta al expediente contravencional" y que se tiene que solicitar en la comisaría.

Sobre el final de la audiencia hubo un cruce picante entre Fiscalía y los abogados Villalba y Sánchez, quienes pidieron la nulidad del proceso aludiendo que ellos no pudieron estar presentes en la declaración de la víctima en Cámara Gesell. La jueza se opuso teniendo en cuenta que esa medida se ordenó justamente para que en esa instancia ella pudiera aportar datos para la identificación de los policías. Riveros estaba ofuscado.