El domingo pasado, Cristian Muñoz (40) en su auto atropelló y mató a la joven Sasha Flores, que iba de acompañante en la moto que conducía su novio, Matías Aballay, que se salvó de lo peor de milagro.

El accidente ocurrió sobre calle Vidart, poco antes de Líbano, en Rawson, cuando el automovilista que iba borracho (2,10 gramos de alcohol en sangre cuando el límite permitido es 0,5) realizó una maniobra imprudente y embistió a la pareja que iba en el rodado menor.

Esta tarde, se realizó la audiencia de formalización donde el fiscal Adrián Riveros adelantó que busca que se le impute el delito de homicidio simple con dolo eventual que lo expone a una pena de 8 a 25 años de prisión. En tanto, la defensa del homicida, encarnada en la figura de la mediática abogada Filomena Noriega, va por una calificación menor que le permita zafar de la cárcel.

Riveros, quien dijo que Muñoz con su accionar tuvo "desprecio por la vida humana" solicitó prisión preventiva de 3 meses y el juez de Garantías Diego Sanz resolvió la excarcelación con caución de 400 mil pesos. Además, dio un tiempo de 6 meses de investigación penal preparatoria.