Hay un hecho que no deja dudas a los policías: el encuentro entre una mujer embarazada y un sujeto con antecedentes en el ambiente de la droga, no fue casual. Lo que no estaba claro es el papel que cumplía cada uno en la maniobra, aunque ayer tenían una hipótesis: la joven habría recibido los estupefacientes con una balanza de precisión, quizá para concretar una venta por su cuenta o tal vez para hacer de mula y llevar la mercancía a otro narco. Las sospechas sobre la mujer tenían sustento: ella tenía el bolso con cuatro envoltorios de unos 25 gramos de marihuana cada uno, otro trozo de hierba compactado (todo pesó unos 357 gramos), una balanza de precisión y unos 290 pesos, precisaron fuentes policiales.

Según la policía, Noelia Narváez (27 años, 4 meses y medio de embarazo) montaba una moto Maverick 110cc. y estaba reunida con su presunto cómplice, Rafael Argüello (38, con antecedentes) a bordo de otra Maverick 110cc.. Ambos fueron detenidos por policías del Comando Radioeléctrico dirigidos por el comisario Ricardo Guzmán, alrededor del mediodía de ayer en el callejón Segundo Sombra, unos 20 metros al Sur del cruce con Doctor Ortega, en Rawson, frente al camping de gendarmería, en Rawson.

La hipótesis que los policías de Drogas Ilegales intentaban confirmar o descartar apuntaba a que la mujer quizá recibió los estupefacientes para ingresarlos a la zona de los barrios Ansilta y Franklin Rawson.

De todos modos ayer consideraban que la evidencia era bastante comprometedora y que ambos podían quedar implicados en una presunta comercialización. Ahora será el juez federal Leopoldo Rago Gallo quien resolverá si cabe o no imputar algún delito a los sospechosos y también otro aspecto fundamental para los detenidos: si pueden conseguir su libertad.