EN VIDEO. La esposa del encargado de la empresa espera que con las imágenes del sujeto en video, la Policía logre localizarlo.  <

/figcaption>

 

La misma empresa, las mismas víctimas, el mismo modus operandi, el mismo horario y el mismo departamento. Parece que un sujeto agarró de punto a la empresa ‘Agrosalta Cooperativa de Seguros’ y en menos de un mes concretó 2 asaltos calcados en sucursales que tiene la firma en Rivadavia. En diciembre, el malviviente entró a un local en Comandante Cabot 2910 Oeste y amenazó a una joven. Luego la ató con una cinta y la manoseó antes de escapar con $4.000, una notebook y 2 celulares. Y todo indica que el mismo ladrón redujo ayer a otra empleada en una sucursal en avenida Libertador, aunque esta vez quedó grabado por una cámara de seguridad: entró como un cliente más, cerró las cortinas y la puerta antes de maniatar con cinta a la chica para robar $1.800 y un celular, indicaron en la firma asaltada. 


El anterior hecho ocurrió a las 10.40 del 17 de diciembre pasado y tuvo como víctima a una joven de 25 años. Ese día, el malviviente simuló ser un cliente y en segundos desnudó sus intenciones: sacó un arma de fuego y redujo a la chica, informó aquella vez la Policía. Después la maniató, la manoseó y la encerró en el baño antes de huir.
Ayer a las 10, el mismo delincuente volvió a atacar la empresa, sólo que esta vez fue en una sucursal de avenida Libertador 4798 Oeste. En la Policía identificaron a la víctima como Ángela Montaña (22) y sospechan que se trata del mismo sujeto del anterior ataque, porque coincide con sus características físicas.

Por las características físicas y cómo actuó, en la firma y la Policía sospechan que es el mismo ladrón


La versión que dieron en ‘Agrosalta’ es que Montaña estaba sentada en su escritorio cuando ingresó el sospechoso. Apenas entró, cerró las cortinas y la puerta y le dijo a la chica que era un asalto. Al parecer no iba armado, sólo llevaba una bolsa de donde sacó cinta de embalar, dijeron. Tras atarle las manos a la muchacha, la hizo tirar al piso y cuando vio la cámara, la arrancó. ‘Después del otro robo, pusimos cámaras. Espero que ahora lo atrapen’, dijo Vanina, esposa del encargado de la empresa.