‘Estoy seguro que sabían mis movimientos o que me estaban siguiendo de hace rato, porque sabían de la plata que llevaba’, explicaba Maximiliano Deusedas, un visitador médico de 33 años que trabaja a nivel local para la firma mendocina ‘Servi Farma’, el violento asalto del que fue víctima ayer a mano de dos ‘motochorros’ en Capital. El muchacho se dirigía en su auto a depositar un dinero en un céntrico banco cuando se detuvo a llamarle a su jefe. Allí, fue atacado por los malvivientes. El joven fue encañonado y golpeado. Luego de revisar su vehículo, los ladrones escaparon con $26.000 en efectivo, $9.000 en cheques y un celular, precisó Deusedas.

Según Deusedas, ayer a las 8.10 fue a cargar combustible frente al Matadero municipal y de allí partió por el lateral de Circunvalación para dejar en un banco la plata que el viernes último no pudo depositar ‘porque estaba lleno de gente’. Antes de Tucumán, el empleado se paró y llamó a su jefe.

Ahí, dos sujetos en moto se pararon a su lado y lo encañonaron por la ventana. El acompañante se metió al auto y sin dejar de apuntarle en la nuca, le dio una trompada en las costillas al visitador. Finalmente, el ladrón sacó la plata de un maletín que estaba debajo del asiento y huyó con su cómplice.