MAL RATO. Gerardo González muestra su pantalón, manchado con sangre del sospechoso, y la bicicleta que perdió en el escape. 

 

Un delincuente la pasó bastante mal ayer al ser sorprendido por los moradores de una casa en Pocito a la que se metió a robar. Gerardo González (26), el damnificado, contó que persiguió al ladrón hasta la calle y que a pesar de que ese sujeto le gatilló una pistola que empuñaba, igual se le fue encima.

Ambos forcejearon y un primo de González le abrió la cabeza de un palazo al sospechoso. Finalmente, el sujeto escapó y en la huida perdió su celular, una bicicleta y el arma que al parecer usó, un encendedor, informó la Policía.


González vive con su abuela, una tía y 4 primos en la manzana A del Bº Huarpes. El joven trabaja como mozo y ayer a las 3.20 había regresado de trabajar. ‘Me acosté con mi novia en el comedor y parece que uno de mis primos dejó la puerta sin llave. Nos dormimos y al rato escuché a uno de ellos gritar. Era el ladrón que había entrado hasta las piezas y mi primo se despertó porque les alumbró la cara’, dijo el mozo.


Antes de salir a la calle, el malviviente robó 2 celulares y la billetera con documentación y $3.000 de Gerardo. ‘Lo perseguí y el tipo se dio vuelta y me gatilló 2 o 3 veces, pero no salió el tiro. No sé si el arma estaba rota o qué, pero igual seguí. Lo agarré del cuello y de la mano que llevaba la pistola y en eso llegó uno de mis primos y le dio un palazo en la cabeza. Me manchó con su sangre’, comentó Gerardo. En medio del forcejeo, el ladrón logró escapar con el botín, pero perdió su celular, el ‘arma’ y la bicicleta. Anoche, en la Seccional 6ta trabajaban para localizar al sujeto.