Luego del vuelco de un micro de Tur Bus registrado minutos después de las 0 a dos kilómetros del control aduanero de Horcones que dejó un saldo de muertos de, al menos, 15 personas; el director de Comunicaciones de la empresa de transporte, Victoriano Gómez, salió a aclarar que los choferes "tenían su descanso y tenían experiencia en ruta".

 

Los choferes no sufrieron heridas de consideración, y están demorados en la comisaría de Uspallata, prestando declaración por el accidente ocurrido.

 

En comunicación con Radio Bío Bío de Chile, el representante de la empresa de transporte aseguró que cuentan con un centro de control para vigilar que las unidades que estén en circulación no sobrepasen los 99 kilómetros por hora.

 

 

"Tenemos un centro de control donde todos los buses que tenemos en carretera están monitoreados por GPS y tenemos una luz verde por cada uno y ahí controlamos que no pase los 99 kilómetros por hora; lo que sí no podemos saber es que en ese tramo (en donde ocurrió el sienistro) haya superado el máximo permitido, pero colaboraremos con todo lo necesario para investigar lo ocurrido".

 

En esa línea, remarcó que la empresa habilitó una línea telefónica para familiares de pasajeros: 800350808. 

 

A propósito del relato de ciertos sobrevivientes sobre que el colectivo había excedido la velocidad permitida, que se cruzó de carril y luego volcó, Gómez apuntó que los choferes "tenían su descanso y experiencia en ruta". 

 

El comunicado de la empresa