EL CADÁVER, putrefacto, llevaba al menos dos días de fallecido y estaba muy deteriorado. Lo hallaron el último sábado por la noche en el ingreso del viejo camino a Mogna, en Ullum.

 

Desde el momento mismo en que un desconocido llamó al 911, sobre las 21 del sábado, para avisar y dar detalles sobre el hallazgo del cuerpo de un hombre quemado y putrefacto (llevaba al menos 2 días de fallecido) en el ingreso del viejo camino a Mogna, en el Villicum, Ullum, el misterio de instaló en el caso. Y por ahora es muy complicado develarlo. Los pesquisas sospechan que pudieron matarlo y llevarlo hasta ese lugar para incinerarlo, pero la autopsia no reveló con certeza la causa de muerte. Y, para peor, aún no se puede saber quién era ese hombre de alrededor de 1,70 de estatura, probablemente de entre 40 y 45 años. Nadie lo había reclamado hasta ayer en ninguna comisaría, pero para no perder tiempo los pesquisas encargados de esclarecer el caso, ya iniciaron la búsqueda en las cuadrillas de obreros golondrinas que llegan para esta época a trabajar en la cosecha.
‘Es muy extraño que nadie note la ausencia de un pariente y no dé aviso a la Policía. Por eso no descartamos que ese hombre no sea de San Juan y buscamos pistas en la gente que llega de otras provincias a trabajar’, dijo un jefe policial.


Saber quién era ese hombre es la piedra angular de la investigación, pues así se podría reconstruir a qué se dedicaba, quiénes eran parte de sus relaciones más frecuentes y si tenía o no problemas con alguien.


El propio secretario de Seguridad, Gustavo Fariña, confirmó ayer en declaraciones públicas que la principal hipótesis es la de un homicidio pues -explicó- no coinciden el posible horario de la muerte con la hora en que pudieron quemar el cuerpo.

Los pesquisas esperan ansiosos el resultado de varias pericias para develar el caso


Sus dichos volvieron a molestar a los pesquisas, pues aseguran que aún no se puede llegar a esa conclusión. Los investigadores ya habían cuestionado por lo bajo al funcionario, cuando declaró a la versión online de este diario que el móvil del crimen podría ser pasional. Entonces los investigadores se disgustaron, porque la investigación recién se iniciaba, sin ninguna evidencia firme como para suponer algo así pues ni se sabía quién era la víctima.