Un portero de una escuela de Rawson, de 35 años, fue detenido el último jueves y ayer la jueza Celia Maldonado resolvió que deberá permanecer al menos 30 días con prisión preventiva, mientras Fiscalía confirma o no una sospecha grave en su contra: obligar a su hijastro de entre 11 y 12 años a realizarle sexo oral. El delito fue calificado como abuso sexual con acceso carnal agravado por la situación de guarda y la convivencia, y ese fue uno de los puntos por los cuales la ayudante fiscal Gabriela Molina (UFI Anivi dirigida por el fiscal Eduardo Gallastegui) había considerado que debía permanecer con prisión preventiva por 4 meses.

El empleado público había sido denunciado por el padre de una nena que dijo haber escuchado decir a una compañera, que su padrastro obligaba a su hermanito a realizarle esas prácticas.

'No se puede llevar presa a una persona por dichos de dichos', aseguró a su turno el defensor Gustavo de la Fuente, tras oponerse a la detención de su cliente.

La declaración de los hermanos (hijastros del imputado) ante los psicólogos, es clave para su futuro en la causa.