CON UN LADRILLO los ladrones hicieron un hueco en una puerta de la cocina y por allí sacaron el botín. El ataque de ayer fue el segundo en un mes.

 

La escuela rural Juan José Larrea, en San Carlos, Sarmiento, se ha convertido en los últimos meses en el blanco favorito de ladrones. ‘Siempre hicimos la denuncia como correspondía, pero esta vez decidimos hacerlo público porque nos cansamos. Queremos que se haga algo y nos den una solución porque es muy doloroso ver el mal que hacen’, dijo Mariela Oyola, docente a cargo de la dirección. Y su frustración no era para menos porque en el lapso de 1 año el establecimiento ha sido saqueado 5 veces. El último fue descubierto ayer y fue el segundo robo en un mes. Delincuentes ingresaron a la cocina tras destrozar con un ladrillo una puerta de cartón prensado y sustrajeron un televisor de 29”, 3 ollas grandes, platos, termos, un mate, cereales, galletas, otras mercaderías y ropa que les donaron para los alumnos.


A la escuela, que cuenta con nivel inicial, primaria y secundaria hasta tercer año, asisten 100 chicos de la zona y durante la época escolar les dan la copa de leche. Oyola y otras 4 docentes se dividen para darle educación a esos niños en el interior de 3 aulas. ‘A veces no hay dónde sentarse. Así que nos sentamos con los chicos o ellos con nosotros, en el escritorio’, contó Oyola.


La maestra recordó que el año pasado el colegio fue atacado 4 veces por ladrones. ‘La escuela no tiene casero y la iluminación de la zona no es buena. En diciembre entraron a un aula y se llevaron un ventilador, un DVD, un radiograbador, un parlante y una computadora. También entraron a la cocina, tapiamos la puerta por donde ingresaron esa vez y ahora lo hicieron por otro lado. Los que hacen esto no se dan cuenta que el daño se lo hacen a los chicos’, se lamentó la docente.