Macabro. Los policías que llegaron al lugar se toparon con la víctima desfigurada y sin uno de sus ojos. En principio creían que había sufrido una muerte violenta pero esa hipótesis pareció diluirse.

Un hombre fue encontrado muerto sobre las 7,40 de ayer en un terreno baldío, a un costado de una huella que los vecinos utilizan a diario para cortar camino hacia la parada del micro o conectarse con otras barriadas, en Ullum. Según fuentes policiales, le faltaba parte del rostro y un ojo del costado derecho, al parecer, mutilado y consumido por perros o alimañas.


En principio, la presencia de esas heridas hizo sospechar que la víctima, José Antonio Jofré García, de 65 años, pudo haber sufrido algún ataque o muerte violenta.


Sin embargo el médico legista y los policías de la seccional 15ta. de Ullum que dirige el comisario Bernardo Guevara, detectaron signos que parecían alejar esa teoría: en el cuerpo no encontraron otras lesiones y en el terreno tampoco había marcas o huellas de alguna pelea.


Además, los vecinos de las casas pegadas al lugar donde encontraron el cuerpo (Hermógenes Ruiz entre Malvinas y Proyectada) no escucharon ruidos o gritos que hicieran suponer que hubo un enfrentamiento, dijeron.


Por ahora, la hipótesis más firme es que Jofré García murió a causa de algún problema orgánico, surgido de su habitual consumo de alcohol (creen que era adicto), pero esperarán el resultado de la autopsia para despejar esa duda.