El juez Martín Heredia Zaldo (Cuarto Juzgado de Instrucción) decidirá qué delitos cabe atribuir al sospechoso y si deberá o no seguir detenido.

Una de las chicas tiene 14 años y en Cámara Gesell aseguró que su papá la manoseaba. Su hermana mayor, de 19, declaró que a ella la violó desde los 9 años y hasta hace poco. La otra hermana, de 16, es la que más "lo odia": según fuentes del caso, esta jovencita aseguró que fue violada desde que tenía 6 años y hasta ahora, al punto de que no sabe si es el progenitor del nene de 2 años que tiene, pues la siguió ultrajando aún cuando estaba en pareja con un muchacho vecino, precisaron.

Justamente la revelación de esta niña fue la que sacó a la luz el aberrante caso de abuso sexual ocurrido por años en el departamento Sarmiento. Y fue una de las razones por las que el juez Martín Heredia Zaldo (Cuarto Juzgado de Instrucción) ordenó apresar a ese sujeto.

Según los voceros, el sospechoso tiene 35 años (no se lo identifica para preservar a las víctimas), es comerciante y aún no da su versión de los hechos.

Todo se conoció el fin de semana pasado, cuando las niñas le pidieron a su madre que las dejara ir a cenar a la casa de su abuela materna y ella les dijo que no, porque su padre estaba por llegar del trabajo y se podía enojar si no las veía en la casa.

Fue entonces cuando la chica de 16 años estalló de bronca y le contó a su madre que estaba harta, pues su papá la violó por primera vez cuando tenía 6 años y que desde entonces no dejó de hacerlo. En medio de la angustiante confesión, la hija mayor (que no es hija biológica del detenido) también reveló que a ella comenzó a ultrajarla desde los 9 años. Y entre lágrimas la menor de las niñas también reconoció que a ella la manoseaba.

Quienes siguen de cerca la investigación, aseguran que los testimonios de las niñas fueron contundentes. Y por eso sospechan que al comerciante sarmientino le será difícil recuperar su libertad, aún cuando niegue por completo haber cometido delito alguno contra las chicas.

En las próximas horas podrá dar su versión de los hechos o negarse a hacerlo. También será sometido a un examen de ADN, para saber si su nieto, es también su hijo, dijeron fuentes judiciales.