El pasado miércoles la provincia de Chaco se paralizó ante la noticia de la muerte de una niña de tan solo dos años. Los investigadores barajaban todo tipo de hipótesis, pero la autopsia reveló algo aterrador: la pequeña tenía dos agujas clavadas dentro de su cuerpo.

Los elementos, de aproximadamente 10 centímetros, estaban insertados en su corazón y en sus pulmones. Este descubrimiento indicaría que la víctima fue parte de un acto satánico.

El fiscal de Investigaciones N° 3 Cristian Arana reveló más datos del caso que paraliza a todo Chaco y por el que se detuvo a los padres de la pequeña. Por un lado se descartó la posibilidad de que haya sido abusada y se dieron más datos de la ubicación de las agujas.

“Una estaba en contacto con el pulmón y el corazón, en el medio del pecho, y otra, con pus, en el timo. Esta última es de vieja data a la primera, la cual le generó una infección generalizada, inflamación pulmonar, en los riñones, que la llevó a un paro cardiorrespiratorio”, dijo el fiscal.

“Pedimos una orden de allanamiento, nos hicimos presente en Quitilipi, en el lugar donde habría ocurrido el hecho, y tomamos declaración a todos los trabajadores del aserradero donde vivía la familia”, continuó el fiscal de Chaco.

Sobre la situación de los padres actualmente detenidos por “homicidio agravado” dijo: “No podemos decir dónde están alojados porque la gente de Quitilipi está muy indignada y queremos resguardar la integridad de los acusados”.

Ante este indignante caso, los vecinos de Quitilipi marcharon por las calles de Chaco hasta llegar a la comisaría de la localidad para pedir justicia por la vida de la nena de dos años.

La pequeña ingresó al hospital de Quitilipi el pasado miércoles luego de sufrir una descompensación. Su estado de salud era muy grave y fue trasladada al Hospital 4 de Junio de Sáenz Peña pero lamentablemente llegó sin vida.

Fuente: La 100