DOLIDOS estaban ayer Deolinda Sosa y su familia en el Hospital Rawson, donde Guadalupe (13) seguía internada en terapia intensiva.

 

Guadalupe Espinoza (13) cruzaba detrás de un colectivo para enfilar de vuelta a su casa, como el resto de su familia, cuando la derribaron de un certero golpe con un trozo de escombro. El improvisado proyectil se estrelló en el costado izquierdo de su cabeza y la dejó tirada en el piso, en un cuadro convulsivo. En el acto la llevaron al hospital de Caucete, aunque la gravedad de la herida obligó a derivarla al Hospital Rawson, donde ayer estaba en terapia intensiva y con pronóstico reservado pues a causa del violento golpe debieron operarla, informó su mamá Deolinda Sosa.

 

En la seccional 11ma había tres detenidos. Dicen que uno de ellos es el autor del ataque.


Guadalupe fue otra víctima inocente de una pelea entre grupos rivales en la culminación de un corso del carnaval, esta vez en el departamento 9 de Julio. Otra, porque hace poco más de una semana, en Chimbas, una de esas peleas terminó con una inocente muerta de un disparo, en Chimbas (ver El crimen...).


Todo pasó alrededor de las 0,30 en Bulevar Sarmiento antes de Laprida, en el centro departamental.
Guadalupe había llegado hasta esa fiesta con sus padres y varios de sus siete hermanos. Todos viven en una finca en la que trabaja su papá en la calle San Isidro, en las afueras de 9 de Julio. Y a la hora en que la jovencita fue gravemente herida, partían de vuelta hacia su casa.


‘Fuimos todos a ver y distraernos porque ya habían ido el año pasado y creíamos que no iba a pasar nada, pero ahora esto, Dios mío... ella sólo iba a cruzar la calle’, dijo Deolinda Sosa, mamá de la víctima.


Ayer, policías de la seccional 11ma y de la Brigada Este habían detenido tres jóvenes de 9 de Julio, uno de 18 años y otros dos menores de 17. La hipótesis policial es que estos sospechosos más otros muchachos de su bando se pelearon con un grupo de jóvenes que había llegado de la zona de Las Chacritas.


Y estaban convencidos de que uno de los detenidos es que el lanzó el trozo de escombro a sus rivales.
‘Hay testigos y otras pruebas que los complican... todo indica que uno de los detenidos es autor del hecho’, dijo un jefe policial.
 

El crimen de María Bugueño

 

Tenía 49 años María Bugueño y vivía con su marido y sus cuatro hijos en Entre Rios al 349 Norte, en la Villa El Salvador, Chimbas. El pasado sábado 4 de marzo, alrededor de la 1, María salió a la puerta a despedir a una parienta que había concurrido al carnaval y le pidió que le cuidara a su pequeño hijo. Uno metros al Norte de la casa de María, en calle Neuquén, terminaban de desfilar las agrupaciones del festejo carnavalero en Chimbas. Y fue ahí que sucedió lo peor: uno de los miembros de la comparsa ‘Fortín del Norte’ de la Villa Observatorio se topó con unos rivales y trató de liquidar el pleito a tiros. Efectuó un disparo y con tan poca puntería, que esa bala no dio en ninguno de sus rivales, pero se coló por el costado derecho del abdomen de María. La mujer quedó tan grave que no pudo recuperarse y el último viernes falleció.


El crimen de la mujer se le atribuye a Miguel Ángel Tapia (19), alias ‘Tarrito de Grasa’.