Un hombre fue condenado este martes por haberse llevado una bicicleta que encontró estacionada en la puerta de una heladería y como es reincidente, deberá cumplir una pena unificada de 1 años y 8 meses en el Penal de Chimbas.

Identificado por fuentes judiciales como Francisco Daniel Páez, el sujeto vio el rodado de color negro en República del Líbano entre Bahía Blanca y Jorge Newbery. El dueño de la bicicleta estaba comprando en el local de helados y fue advertido por una empleada que vio como Páez se subía al vehículo, pero a pesar que salió a tratar de evitar el hurto, Páez pudo huir pedaleando.

Inmediatamente llamó al 911 y luego describió las características de Páez y de su bicicleta a dos policías de la Comisaría 25 que acudieron al lugar. Salieron a patrullar la zona y encuentran a Báez cerca de la  Villa Angélica.

Pero el sospechoso también notó la presencia policial y lo que optó fue sentarse en un banquito de la puerta de una casa en calle Florida y dejar la bicicleta a su lado. Cuando se le acercaron y le preguntaron por la bicicleta, respondió que era prestada y entonces quedó detenido.

Páez admitió ser el autor del delito ‘Hurto simple’ este martes y acordó juicio abreviado. El castigo fueron 6 meses, pero como ya pesaba sobre él otra condena de 1 año de prisión condicional, ambas fueron unificadas y tendrá que cumplir 18 meses de prisión efectiva.

Noticia en desarrollo