El tribunal que halló culpable a la dueña de una céntrica estética por promover, facilitar y explotar económicamente la prostitución de una de sus empleadas entre el 23 de febrero y el 6 de mayo pasados, condenó ayer a 4 años de prisión a esa mujer (Lilian Patricia Coria, 59 años). Y resolvió no encarcelarla, a tono con la decisión que habían tomado el lunes, cuando rechazaron el pedido del fiscal Juan Manuel Gálvez (UFI CAVIG) para dejarla con prisión preventiva hasta que quedara firme el fallo. Los jueces Alberto Caballero, Verónica Chicón y Gema Guerrero habían considerado 'intempestivo' el planteo (realizado al terminar la audiencia) y no fundamentado. Fiscalía había pedido 9 años de cárcel para Coria, por entender que había cometido los delitos por los que ayer fue condenada, con un agravente: el aprovechamiento de la vulnerabilidad de la víctima. Sin embargo, el tribunal consideró que ni ese ni ningún otro agravante se probó durante el juicio, situación que sirvió para bajar la escala penal de los delitos.

Al concluir la lectura del veredicto, Coria habló con los medios. Dijo que esperaba una decisión así, que era la primera vez en 40 años que resultaba denunciada 'por una mocosa', y volvió a insistir que la joven lo hizo para cubrirse porque antes de anunciarle que se iba le había 'robado' dinero a un cliente.

Los jueces nada dijeron sobre el pedido de Fiscalía para ordenar una investigación por falso testimonio de otra empleada de la estética 'Eros For Men' (funcionaba en 25 de Mayo, al este de Mendoza). Y todo indica que, cuando dé a conocer sus argumentos, sugerirán a Fiscalía denunciar a esa testigo, que en principio reconoció prácticas de prostitución pero durante el juicio las negó, con el argumento de que antes dijo otra cosa 'porque había sido presionada'.

Una hija de Coria, Natalia Pablo (29), también había sido juzgada como cómplice, pero al terminar el debate Fiscalía evaluó que sólo cabía imputarle el delito de encubrimiento. Sin embargo, pidió absolverla porque este ilícito no se comete -según la ley- cuando los autores son familiares íntimos o amigos del imputado. Los defensores de Coria, Leonardo Villalba y Laura Reus, impugnarán el fallo.