Iván Ariel Zamora (41), su pareja y sus tres hijos de 12, 9 y 4 años habían llegado el martes de la semana pasada a San Juan. Y ayer debían regresar a Buenos Aires, donde viven, pero no pudieron porque la casa rodante que acondicionaron en un colectivo fue completamente destruida por un incendio que supuestamente fue iniciado intencionalmente.

El Mercedes Benz modelo 95 estaba estacionado detrás del Asentamiento La Colmina de Pocito (en Aberastain y 16), a metros de la casa de un hermano de Iván, llamado Sergio (43).

Ese hombre comentó que el hecho ocurrió cerca de la medianoche del domingo, cuando todos estaban en su casa conversando y mirando televisión. Los gritos de los vecinos los pusieron en alerta pero cuando salieron ya nada se podía hacer. "Estaba todo en llamas, mi hermano quiso abrir la puerta pero salió una llamarada que le impidió entrar", explicó.

La familia decidió esperar la llegada de los bomberos, mientras miraban resignados cómo el fuego destruía el motorhome.

Iván Zamora y su familia visitan San Juan al menos una vez cada año. Esta vez, además de pasear, vinieron a hacer trámites y a comprar mercadería para revender en Buenos Aires, donde tienen un almacén. Es por eso que perdieron los 30 pares de zapatillas y las 200 tazas que habían comprado. Además, todas sus pertenencias personales como la ropa y todos los muebles que conformaban la casa. "Se les ha quemado todo: camas, cuchetas, alacena, una pequeña heladera plástica, cocina, sillas, mesada, colchonetas... no ha quedado nada a salvo, las pérdidas son millonarias", dijo el hermano de la víctima.

La hipótesis de un ataque intencional se instaló porque unos vecinos afirmaron que vieron a dos sujetos salir corriendo instantes antes del incendio. "Hay mucha gente mala por acá, pero no sabemos bien. Las baterías estaban bien y todas las conexiones eléctricas, pero igual no podemos afirmar nada", indicó Sergio. De lo que estaba seguro es que podría haber sido peor: "Ellos en el día están en mi casa pero en la noche duermen en el colectivo. Menos mal que no fue tan tarde".