Del depósito. La directora del establecimiento mostró el desorden que dejaron los delincuentes. El robo fue descubierto ayer en la mañana.

 

Ladrones entraron a una escuela de Concepción, Capital, y robaron desde computadoras y hasta las ollas de la copa de leche. Lo increíble es que había un sereno que supuestamente debía cuidar el edificio y que no vio cuando se llevaban tantas cosas.


El ataque tipo ‘escruche’ tuvo como escenario la Escuela Primaria y de Nivel Inicial Florentino Ameghino, en la esquina de las calles Saturnino Salas y Monteagudo. Las porteras se preparaban para iniciar sus tareas ayer, minutos después de las 7, cuando descubrieron todo el desorden en el aula que utilizan como depósito.


El edificio está siendo refaccionado, de modo que hay sectores en los que sólo tienen un precario alambrado como cerco perimetral. De hecho, los ladrones rompieron un alambrado del lado Sur e ingresaron al predio. Al parecer, conocían al lugar, ya que entraron únicamente al depósito. Lo hicieron a través de una ventana. Se llevaron de todo un poco. Amalia Alvarado Uñac, la directora, denunció que sustrajeron un bafle, una máquina soldadora, tres monitores con dos CPU en desuso, un radiograbador, un ventilador de techo, una caja con cepillos de limpieza y unos juegos de ollas y cucharones que eran utilizados para dar la copa de leche, entre otras cosas. Lo grave es que la empresa que tiene la obra puso un sereno para que cuide el edificio, pero éste no vio nada.